Vía Verde del Pas…

En España existían en 1993 más de 7.600 kilómetros de líneas que ya no tenían servicio de trenes, o que nunca llegaron a tenerlo por quedar inconclusas las obras de construcción. Este patrimonio de gran valor histórico y cultural, está siendo rescatado de su olvido y la desaparición total para desarrollar iniciativas de reutilización con fines ecoturísticos y de movilidad sostenible acordes a las nuevas demandas sociales.

Desde 1993, estos antiguos trazados ferroviarios están siendo acondicionados para ser recorridos por viajeros un tanto diferentes a los que los transitaron en tren. Así se pueden recorrer a pie, en bici, con patines y son aptos para personas con discapacidad.

Hoy os presentamos una Vía Verde que podéis encontrar en Cantabria: la Vía Verde del Pas. Esta senda verde discurre por el antiguo trazado del ferrocarril que unía los municipios cántabros de Ontaneda y Astillero. Es un recorrido de unos 34 kms entre verdes praderías pasiegas, bosques caducifolios y pequeñas explotaciones ganaderas. Acompañados en buena parte del recorrido por el río Pas.

Si quieres hacer el recorrido con niños de una forma segura te recomendaros realizar el trayecto Ontaneda / Puente Viesgo (24 kms. ida y vuelta) ya que discurre en su mayor parte por un camino exclusivo para bicicletas y peatones.

En la localidad de Ontaneda tienes un excelente área de autocaravanas para pernoctar y ahí puedes comenzar esta interesante ruta. El primer elemento a destacar de la Vía Verde es el puente de hierro que cruza el río Pas que está acondicionado para el paso de peatones y vehículos ligeros. Al otro lado del puente continúa el tramo asfaltado hasta llegar a la casilla y el andén del apeadero de San Martín. Tras el apeadero, la ruta se discurre por la ladera derecha del valle, llevándonos hacia el pueblo de Santiurde, la capital del municipio.

En el pueblo de Santiurde (km 6), la Vía llega a un acueducto de antigua conducción de aguas y el camino continúa en paralelo a la carretera. Siguiendo hacia adelante podemos hacer una parada en la plaza de Iruz, que cuenta con un convento del siglo XVI, el Museo Pobre del Pintor y una estatua que toca el piano y representa a Juan Carlos Calderón, figura histórica del pop español.

Al llegar a la localidad de Soto Iruz la senda tiene un par de cortes; el primero transcurre por las calles del pueblo hasta llegar, en el km 9, a la Estación de Soto. Tras ella, nos encontraremos el segundo corte, que nos lleva durante 300 m por la carretera de Penilla. Hay que tener mucho cuidado mientras se circula por esta carretera que, aunque no muy transitada, tiene tráfico abundante.

Poco a poco vamos llegando a la localidad de Puente Viesgo que aún conserva su edificio de la estación y su reloj de andén. Junto a la estación nos encontramos un parque infantil y la locomotora de vapor Reyerta, una joya ferroviaria de 1913 que parece lista para rodar. Sin duda, una atracción fantástica para los más peques que estarán horas subidos en su cabina, echando piedras a su caldera.

Os recordamos que en Puente Viesgo se ha encontrado el conjunto de manifestaciones artísticas paleolíticas más antiguo del mundo, con ejemplos de hace por lo menos 40.000 años. Hoy en día, podemos visitar dos: El Castillo y Las Monedas.

Después de un pequeño descanso regresamos sobre nuestros pasos para volver al punto de salida, Ontaneda.

Si no dispones de bicicleta en la zona puedes encontrar distintas empresas que te las alquilan, incluso bicicletas eléctricas. Además, si te animas, una vez llegues a Puente Viesgo puedes seguir hacia adelante para llegar a la localidad de Obregón, junto al Parque de Cabárceno, eso sí, con mucho cuidado ya que hay zonas donde hay tráfico de vehículos.

Esperamos que disfrutes con esta ruta y con cualquier vía verde que te encuentres en tu camino.

¡Compártelo!