Verde por dentro… 5 años viajando en furgoneta.

Hoy entrevistamos a Bea para conocer su proyecto VERDE POR DENTRO, donde combina un estilo de vida sostenible con vivir viajando en furgoneta de manera muy económica.

1.- Unos pequeños datos autobiográficos para conocerte mejor.

Soy Bea, creadora del proyecto Verde por dentro. Soy bióloga, vegetariana, minimalista, yogui y muy viajera. Mexicana de nacimiento, española de familia, desde agosto de 2015 vivo viajando en furgoneta de manera continua por el mundo. Ya he recorrido 14 países entre Europa, Marruecos y América, en 3 furgonetas transformadas en camper por mí misma. Aunque comencé este proyecto en pareja, desde hace año y medio continúo en solitario y ahora mismo (2020) estoy bajando desde Canadá rumbo Argentina.

2.- ¿Cómo se desarrolla tu día a día? ¿Trabajas mientras viajas?

Como me gusta decir yo vivo “traviajando”. Una de las premisas de este viaje es que tiene que ser de bajo presupuesto o “low-cost” ya que no soy rica ni mucho menos. Así que por un lado trabajo, desde que comenzó el viaje lo he hecho de varias maneras: con ahorros, diseñando logotipos, vendiendo camisetas online, vendiendo postales a pie de furgoneta, recogiendo uva en Canadá, colaborando con alguna empresa, haciendo camas en hoteles, haciendo videos es Youtube (de esto apenas se gana nada) y creando contenido útil sobre vivir viajando en furgoneta que ofrezco en mi comunidad de Patreon (www.patreon.com/verdepordentro). Por las fotos de Instagram o los divertidos videos de Youtube, parece que vivo de vacaciones permanente, pero lo cierto es que paso la mayoría del tiempo tras el ordenador, entre emails, edición, escritura, etc. Para que os hagáis una idea, editar un video me lleva unas 20h, sin contar grabarlo.

No obstante, me gustaría remarcar que, aunque hace falta ganar algo de dinero, lo más importante es que vivir de manera minimalista y consciente en una furgoneta te hace gastar muy poco. Yo hice los cálculos precisos (lo apunto todo en Excel) y viajando así me gasto unas 3 veces menos que cuando vivía en un modesto apartamento en España. Así que básicamente no me puedo permitir dejar de viajar.

3.- ¿Cómo nació tu proyecto? ¿cuáles fueron los primeros miedos al principio y cómo los superaste?

Este proyecto no nació muy planificado, de hecho, yo acababa de terminar mi tesis doctoral y necesitaba unas vacaciones, así que junto a mi pareja, apañamos la furgoneta que teníamos para meterle un colchón, y nos fuimos a lo que iba a ser un mes. Así nos dimos cuenta de que además de gastar mucho menos, éramos libres y en ese momento nada nos ataba a volver, ¿por qué no seguir?. El mes se convirtió en 9 meses en una mini furgoneta moviéndonos por Europa y Marruecos de voluntariados de trabajo a cambio de unos días de alojamiento y comida. Tras estos meses decidimos que este iba a ser nuestro modo de vida y teníamos que buscar la manera de generar dinero mientras viajábamos pero nunca parar. Y ese mes, ahora ya va por 5 años… y mucho aprendizaje.

Así que al no planteárnoslo así desde el principio, ese “lo dejo todo para vivir viajando”, pues fue más fácil no tener esos miedos iniciales a los que uno se enfrenta cuando se plantea un cambio de vida radical. Eso no quiere decir que no hayan venido miedos, especialmente con cada gran cambio, como volar a otro continente, buscar una furgoneta nueva, trabajar en el extranjero, viajar sola… pero me ayuda mucho plantearme qué es real y qué no de aquello que me asusta. Y una cosa que me ha enseñado el viaje es que todos los problemas vienen con una solución, y además es imposible preverlo todo. Así que básicamente abrazo mis miedos y fluyo.

4.- La escasez de espacio te lleva al minimalismo viajero ¿se vive mejor con menos cosas?

Definitivamente. Tienes muchas menos preocupaciones, y realmente no necesitas más. Si las cosas que usamos a diario, ropa, utensilios de cocina, de diversión, aparatos electrónicos, deporte, zapatos, etc. tuvieran una marca por cada vez que las utilizamos, nos daríamos cuenta de que la mayoría del tiempo usamos unas pocas cosas, y son más que suficientes para vivir cómodamente. Y aún mejor: casi todo cabe en una furgoneta. Así que con una sartén, unas chanclas, 2 vasos, un fuego, una chaqueta… puedes vivir y disfrutar mucho más. Y utilizar el dinero que ganes en adquirir experiencias.

5.- Tú luchas por un estilo de vida sostenible. En estos momentos el turismo itinerante está en aumento. ¿Somos conscientes de que tenemos que cuidar el paraíso para poder disfrutar de él? ¿Qué consejos puedes dar a los que se inician en este mundo?

Viajar por lugares muy diversos me ha hecho consciente de la riqueza natural que tenemos y de que nos la estamos cargando. Así que aunque siempre me ha gustado la naturaleza, desde que comencé este proyecto comenzó mi proceso de transformación personal hacia una vida más sostenible, donde mi huella ecológica se reduzca. Y hay muchas maneras de hacerlo. El hecho de vivir en una furgoneta y no en una casa, es mucho más sostenible en términos de materiales utilizados e impacto en el medio. Además podemos incorporar pequeños cambios en nuestro día a día que a la larga marcan una gran diferencia, como utilizar bolsas reutilizables, cantimploras, jabón sólido, llevar tus tuppers si pides comida para llevar, usar copa menstrual, lavar la ropa con bicarbonato, etc. O incluso, el vegetarianismo es una manera de utilizar mucho mejor los recursos y reducir la contaminación por ganadería. En mi web y videos comento estos tips que yo he incorporado y los analizo en términos de practicidad y economía.

6.- ¿qué retos te planteas para el futuro más inmediato? ¿serán verdes y sostenibles?

Ya de por sí este modo de vida hace que sea complicado hacer planes, y con la situación mundial actual aún más. Sin embargo, en líneas generales, mi idea en cuanto a viaje es avanzar rumbo sur, y en cuanto al proyecto, voy incorporando maneras de ser más “Verde por dentro”. Desde entrevistas y reportajes para dar difusión de situaciones que me parecen interesantes, hasta manuales sobre vivir de esta manera, incluso un ebook con recetas vegetarianas en furgoneta.

Mi sueño sería tener una furgoneta que funcionara de manera más ecológica y estoy pensando ideas, pero deben ser asequibles para mí y de momento es complicado. Pero si no es con eso y es ayudando a concienciar a la gente sobre la vida sostenible, también me doy por muy satisfecha.

7.- Por último… tu vida viajera en una frase

Te comparto mi slogan que lo resume muy bien: “Conociendo la naturaleza en un viaje low-cost alrededor del mundo”.

Muchas gracias a Bea por su colaboración. Te deseamos un buen viaje….

¡Compártelo!