Valderredible… el Sur de Cantabria

Al sur de Cantabria, donde el Ebro se precipita después de remansarse en el pantano que lleva su nombre, se extiende el municipio de Valderredible. Su curioso nombre procede del altomedieval Val de Ripa Ibre, es decir, el valle de la ribera del Ebro, que es el principal protagonista geográfico de la zona.. Se trata de la comarca cántabra más extensa y la primera que poblaron los cántabros. Tiene una muy baja densidad poblacional, donde sus 1.127 habitantes se reparten en los 52 pueblos que integran el municipio

La riqueza del valle apunta a que en esta zona se concentraron poblamientos humanos desde los tiempos más primitivos. Durante la Edad Media se construyeron numerosas iglesias románicas, como la colegiata de San Martín de Elines (XII). Igualmente en la Alta Edad Media surgieron las iglesias rupestres de Arroyuelos, Campo de Ebro y Santa María de Valverde, de estilo mozárabe y de repoblación.

En el siglo XV Valderredible estaba representado por las Juntas de la Merindad de Campoo en Reinosa, hasta que en 1635 se independiza de la Merindad de Campoo por un privilegio que lo reconoce como Real valle de Valderredible.

En 1936 durante la guerra civil española se mantuvo el frente de combate en Valderredible con durísimos combates en la zona de la Lora. Todavía podemos encontrar muchas trincheras de esa época sobre todo en la zona de Villaescusa de Ebro.

A partir de los años 50 y 60 se produce la emigración masiva, principalmente hacia la industria vasca, hasta llegar a perder gran parte de su población y que dar algunos pueblos abandonados y que hoy afortunadamente con el cambio de la sociedad y la mentalidad han vuelto a ser poblados.

El Valle es una amplia depresión de unos 30 kilómetros de longitud de oeste a este, recorrida por el Ebro y perfectamente delimitada al sur por el escalón natural que da paso al Páramo de la Lora, y al este por una paramera similar, la de Bricia. Separando ambos páramos, el Ebro ha excavado unas espectaculares hoces para continuar su largo camino hacia el Mediterráneo, siendo este el inicio de los grandiosos cañones del norte de Burgos. Se trata de un paisaje peculiar, muy distinto al resto de Cantabria y mucho más parecido a los valles burgaleses inmediatos. 

Las patatas y las setas son los productos más destacados de la gastronomía de Valderredible. El cultivo de patatas es aquí muy abundante, con una producción pequeña pero de extraordinaria calidad.

En este valle hay diversas rutas asequibles para realizar durante la visita a Valderredible. No obstante, hay una que destaca del resto por su belleza y facilidad para completarla. El paseo desde Polientes hacia la localidad de San Martin de Elines, donde se encuentra la famosa Colegiata Románica de San Martín de Elines, uno de los monumentos más emblemáticos del valle. 

En la zona te puedes encontrar distintos centros de interpretación que nos ayudan a entender mucho mejor la historia del Valle:
– Centro de Interpretación de la Arquitectura Rupestre Santa María de Valverde.
– Centro de Interpretación de las Guerras napoleónicas de Valderredible.
– Centro de Visitantes de la Piedra en Seco.
– Centro de Visitantes del Monte Hijedo.
– Museo Etnográfico Valderredible.
– Observatorio Astronómico La Lora.

Valderredible cuenta con un camping (Polientes) en el cual se puede pernoctar. Otra opción es utilizar el área de Aguilar de Campoo (Palencia) y desplazarse a conocer la zona. Al tratarse de un lugar tan extenso en casi todos los pueblos puedes encontrar pequeños aparcamientos donde pasar la noche. Otra opción es seguir la ruta hasta el pueblo burgalés de Orbaneja del Castillo que cuenta con tres aparcamientos (sin servicios) donde se puede pernoctar.

Son muchos los atractivos que puedes encontrar en este Valle. Merece la pena recorrer todos su pequeños pueblos y descubrir rincones que, sin duda, te sorprenderán. Una excelente opción para hacer una ruta de fin de semana con tu vehículo.

¡Compártelo!