Sobre inversores de corriente…

La instalación eléctrica en vehículos recreativos es, por defecto, a 12v. Un inversor de corriente transforma dicha corriente continua (12v) que suministra nuestra batería en corriente alterna (220v) que es el tipo de corriente y voltaje que tenemos en nuestros domicilios.

La utilización de un inversor de corriente te permitirá utilizar en tu vehículo dispositivos eléctricos y electrónicos que funcionan con corriente alterna a 220v como cargador de móvil, cargador de ordenador, máquina de afeitar,  televisión, frigorífico a 220V,  microondas, secador… Eso sí, ten cuidado porque alguno de estos elementos podría acabar con tu batería en cuestión de minutos.

A la hora de comprar un inversor de corriente tendremos en cuenta algunos conceptos:

  • TENSIÓN DE ENTRADA (Input Voltage).- Es la tensión que entra al inversor y queremos transformar (tensión continua). La más común es la de 12v.
  • TENSIÓN DE SALIDA (Output Voltage).- Dentro del inversor se produce la transformación y saldrá corriente alterna que puede ser de 110V o 220-230V.
  • POTENCIA.- La potencia nominal nos indica la cantidad máxima de potencia (W) que nos va a dar el inversor de forma continuada. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegir el inversor que vayamos a instalar en nuestra autocaravana o camper porque nos limitará la cantidad de dispositivos que podemos tener conectados a la vez.

Existen distintos tipos de inversores de corriente:

  • Inversor de onda senoidal modificada.- Son los más baratos. Este tipo de inversores funcionan bien con la mayoría de electrodomésticos y aparatos electrónicos, como cargadores, televisiones… No obstante, puede no funcionar bien con algunos aparatos que lleven un pequeño motor, como frigoríficos o microondas.
  • Inversor de onda senoidal pura.- Son más caros que los anteriores pero consiguen simular muy bien la onda senoidal de la red eléctrica,  evitando así cualquier problema con el uso de aparatos eléctricos o electrónicos. El aparato no notará la diferencia con estar conectado a la red general de cualquier casa.

Dependiendo de los dispositivos que vas a conectar vas a necesitar más o menos potencia. Por esta razón la característica más importante a la hora de elegir un inversor es la potencia nominal. Es importante que mires en las especificaciones de cada aparato la potencia de consumo (vatios W). Si no vas a conectar ningún microondas ni un frigorífico de continuo, seguramente con un inversor de 500-600W tengas bastante. En cambio, si vas a utilizar por ejemplo, el microondas, sería recomendable un inversor de 1000-1200W como mínimo.

Algunos consejos para la instalación de un inversor de corriente:

  • Poner siempre un fusible entre la batería y el inversor de corriente.
  • Instalar el inversor de manera que tenga un mínimo de ventilación.
  • Colocarlo lo más cerca posible de la batería.

Los inversores pueden tener 1 o 2 tomas de corriente, además de alguna toma USB. Hay que tenerlo en cuenta si quieres conectar más de un dispositivo a la vez. Cuidado con la potencia nominal, que se repartirá entre todos los dispositivos que conectes, así que la suma de las potencias de esos dispositivos no puede superar la potencia nominal de tu inversor.

¡Compártelo!