Preparando el invierno…

Ha finalizado el verano y quizás ahora no viajes tanto con tu autocaravana / caravana / furgoneta o, simplemente, quede aparcada hasta las próximas vacaciones. Guardar tu vehículo en invierno es muy importante si quieres asegurarte de que no se produzcan daños costosos. Te dejamos unos sencillos consejos para ponerlo en hibernación.

1.- Empieza por limpiar a fondo todo el vehículo. Retira toda la comida de los armarios y refrigeradores. Cualquier resto puede generar molestos olores.

2.- Quita toda la ropa de cama y las mantas para evitar que les afecte la humedad. Cierra todas las cortinas y persianas para evitar cualquier daño solar.

3.- Desenchufa todos los electrodomésticos y después apaga el interruptor principal.

4.- Deja las puertas del armario abiertas, incluida la puerta del frigorífico, y descongela el congelador si tienes uno. Evitarás malos olores en un futuro y facilitas la circulación de aire.

5.- Limpia los toldos, los huecos de las ruedas y los sellos de las puertas y ventanas con cuidado, asegurándote de que no quede humedad antes de cubrirlos. Deja todos los grifos abiertos en caso de que haya exceso de agua.

6.-Tuberías: cuida las tuberías drenando el agua que haya quedado en el sistema. Si esta agua se congela, puede hacer que las tuberías se expandan y finalmente estallen.

7.- Usar una cubierta como una lona es una buena idea si el vehículo permanece en el exterior, pero la cubierta debe estar seca. 

8.- Para evitar aún más la humedad en su autocaravana, vale la pena hacer funcionar un deshumidificador periódicamente.

9.- Asegúrese de que todos los aparatos de gas LP estén apagados.

10.- Aumenta la presión normal de los neumáticos en 0,2 bar y mueve la autocaravana de vez en cuando para ayudar a prevenir la aparición de puntos planos.

11.- Usa un limpiador de tanques para eliminar cualquier acumulación de cal y olores en el cassette del inodoro. 

12.- Plantéate comprar unos protectores para los neumáticos.

13.- Desconecta las baterías y, si es posible, guárdalas en un lugar fresco (no frío) y seco.

12.- Lo ideal sería que el vehículo “durmiera” en un garaje pero si no es posible elije una ubicación segura y contrólalo cada cierto tiempo. No dejes objetos de valor en el interior.

Siguiendo un poco estos consejos te ahorrarás situaciones desagradables y estarás preparado para tu siguiente salida.

¡Compártelo!