Nivelando tu vehículo…

Muchas veces el lugar donde vas a estacionar tu autocaravana o furgoneta no reúne las condiciones adecuadas por su inclinación. En este caso tendrás que nivelar tu vehículo ya sea con calzos o cuñas, o con otros sistemas más rudimentarios o sofisticados, como las patas hidráulicas o la suspensión neumática. La nivelación es esencial para el buen funcionamiento por ejemplo de los electrodomésticos, pero también para facilitar la vida dentro del vehículo. Es muy desagradable la estancia, además de insegura, cuando se tiene la sensación de desnivel bajo los pies. 

La manera más común de nivelar el vehículo es utilizar calzos o cuñas. Éstos son un elemento de seguridad a la hora de estacionar tu vehículo, porque no sólo sirven para nivelar, sino también para asegurarlo en terrenos con pendiente. Aunque son muy similares en realidad no son lo mismo.

El objetivo de los calzos es “calzar” las ruedas. En un terreno muy inclinado sirve de ayuda al freno de mano por si en algún momento fallara. Dado que en este caso las ruedas aún continúan en contacto con el suelo su utilización no implica que el vehículo esté acampado.

Las cuñas sirven para nivelar la autocaravana o camper cuando el terreno no es plano del todo. Se pueden colocar delante, detrás o en un lado, y puedes poner una o dos, dependiendo de lo que necesites. Si tenemos en cuenta que el vehículo se sube encima de la cuña su uso puede considerarse como un elemento de acampada.

A la hora de comprar las cuñas hay que tener en cuenta varias cuestiones:

  • Este elemento va a tener que soportar un peso considerable así que hay que saber cuánto peso pueden aguantar.
  • Es importante que la cuña disponga de varias alturas para nivelar diferentes tipos de terreno.
  • La anchura tiene que ser proporcional a la rueda. 

La cuña se coloca longitudinalmente delante o detrás de la rueda y aceleras poco a poco hasta subir la rueda a la altura deseada. Es posible que el terreno no esté inclinado por igual y una rueda tenga que quedar más alta que la otra. En este caso, primero colocas una cuña y subes la rueda a la primera altura de la cuña y entonces colocas la segunda cuña en la otra rueda y vuelves a subir otra altura más.

Las cuñas siempre se venden en dos unidades y pueden colocarse en las ruedas delanteras, traseras o en un lado, dependiendo de la inclinación y la irregularidad del terreno. No es obligatorio utilizar las dos si no es necesario.

¡Compártelo!