El miedo a viajar sol@…

Son muchas las personas que viajan solas en furgoneta pero también son muchas las que no se atreven a hacerlo simplemente por miedo. Se imaginan situaciones peligrosas o complicadas de las cuales puede ser difícil salir si no viajas con otras personas.

Al final nuestro mayor miedo somos nosotros mismos. Nos convertimos en fans del “Y si…” (y si me roban, y si tengo un accidente o una avería, y si enfermo…), nuestro cerebro nos hace imaginarnos cosas que no han sucedido y limita nuestra vida. A veces no sólo es el cerebro ya que mucha gente que nos rodea nos inculca esos miedos cuando les contamos nuestro proyecto de viajar sol@s. Esta situación se acentúa más cuando la persona que viaja es del sexo femenino. Se parte de la base de una mayor debilidad o fragilidad, un miedo más que añadir a la lista. Hay mujeres que le darían un millón de vueltas a los hombres a la hora de viajar en solitario.

A veces salir de nuestra zona de confort es complicado, esos miedos propios y ajenos impiden abrir la puerta hacia lo nuevo. Pero salir de ese espacio oscuro no es imposible, simplemente necesitamos un poco de entrenamiento y mucha reflexión interior que ahuyente esos miedos. Recuerda que son situaciones que no se han producido y quizás nunca se produzcan.

Tampoco te estoy recomendado que viajes a lo loco. Nuestro cerebro intenta protegernos y por eso genera esos miedos. Sí te recomiendo que siempre tomes las debidas precauciones, seas responsable, uses el sentido común y el instinto. Respecto a temas de seguridad valora los lugares que quieres visitar y los lugares donde deseas pernoctar. Controla siempre tu viaje y te sentirás seguro. Cuando sales al extranjero está claro que hay países más complicados que otros y dentro de un país de los denominados seguros habrá buenas zonas y otras no tan buenas. Valora, habla con la gente local, infórmate sobre el lugar, utiliza tu sexto sentido y seguro que los miedos se disipan.

Se puede pensar que acentuar tu soledad viajando no puede ser bueno. Es verdad que en determinados momentos no tienes con quien hablar, discutir o disfrutar de un buen café pero pienso que no es lo mismo viajar solo que estar solo. Muchas veces estarás más acompañado que en una gran ciudad, por ejemplo. Tienes la posibilidad de conocer a muchas personas que disfrutan como tú, podrás compartir experiencias y buenos momentos. Quizás viajando en furgoneta solo tengas más posibilidad de conocer gente que si viajas acompañado.

Y lo bueno de todo esto es que siempre vas a poder elegir. Si quieres estar solo no vas a tener ningún problema y si quieres tener compañía lo vas a tener muy fácil.

Si te estás planteando viajar solo comienza poco a poco. Haz viajes cortos, de una semana, por ejemplo. Comienza a dominar tus miedos. Puede que te encuentres con situaciones complicadas, la vida en sí ya lo es, pero si el miedo nos gana nunca saldríamos de la seguridad de nuestras sábanas.

¡Compártelo!