Desde Cartes a la Vega de Pas…

Nuestra ruta comienza en el Parking de Autocaravanas de Cartes, situado en el Parque de la localidad junto a la Vía Verde del Besaya.

El Parking de Autocaravanas de Cartes se encuentra junto al Parque de El Ansar, paralelo
al río Besaya y la Vía Verde que enlaza Los Corrales de Buelna con Suances. Este Parking no tiene servicios y la estancia máxima es de 48 horas. El Parque cuenta con un área infantil y zona de picnic, muy cercano al centro del pueblo.

Tomando la N-611, muy cerca de Cartes se encuentra RIOCORVO, perteneciente al mismo ayuntamiento. Es un pequeño pueblo estructurado en torno a una calle del Camino Real (s. XVII y XVIII). Sus casas son de piedra y la mayoría de ellas están blasonadas. Ha sido declarado PUEBLO DE CANTABRIA 2021.

Continuando por la N-611 enlazamos con la CA-170 que nos lleva directamente a la carretera Santander/Burgos, pero antes nos desviamos un poco de la ruta para visitar la TORRE PERO NIÑO (San Felices de Buelna). Posiblemente del siglo XIV, construida probablemente por D. Alfonso Niño, merino mayor de Valladolid y hermano del
afamado almirante D. Pero Niño, conde de Buelna. Fue concebida al estilo gótico y es de planta rectangular (12 x 8 m.). Proyectada como un cubo hasta los 14 m de altura.

Continuamos nuestro camino por la carretera que se encuentra en la falda del Monte Dobra. Ascendemos un pequeño puerto (Alto de Hijas) que separa el Valle de Buelna y el Valle del Pas. El descenso nos lleva hasta la pequeña localidad de Aes donde enlazamos con la CA-623, carretera que hace años conectaba Santander con Burgos a través del Puerto del Escudo. Siguiendo la vía hacia Burgos a dos kilómetros de Aes nos encontramos con un desvío a mano izquierda que nos llevará hacia Villacarriedo (CA-270).

VILLACARRIEDO es la capital del Valle de Carriedo. Por sus tierras discurre el río Pisueña y en el pueblo se encuentra el PALACIO BARROCO DE SOÑANES, el ejemplo más valioso de este estilo arquitectónico en la región. Edificado en el siglo XVIII, el palacio presenta dos impresionantes fachadas, profusamente decoradas, y en su interior se guarda una monumental escalera.

A apenas 2 kilómetros de Villacarredo se encuentra la localidad de SELAYA. De origen medieval, formó con sus barrios de Campillo, Pisueña y Bustantegua uno de los cuatro municipios en que se escindió el viejo Valle de Carriedo en torno al año 1000. El Santuario de Nuestra Señora de Valvanuz es uno de los monumentos más significados de Selaya. Data del siglo XVII y cuenta con una ermita sencilla que guarda en su interior la imagen gótica de la Virgen de Valvanuz, patrona del Valle de Carriedo.

Dejamos atrás el pueblo de Selaya y en sus afuera comenzamos el ascenso al PUERTO DE LA BRAGUÍA. Situado en el corazón de Cantabria, este puerto ofrece unas vistas maravillosas de la comarca de los Valles Pasiegos, una de las más bonitas de esta comunidad. Se trata de un puerto de montaña que alcanza los 720 metros de altitud y que se encuentra en la divisoria Pas-Pisueña. Tiene una longitud de unos seis kilómetros y una subida con pendientes bastante homogéneas. Cerca de su parte más elevada, en el descenso hacia Vega de Pas,
encontramos un mirador que nos permite disfrutar del paisaje del valle pasiego rodeado de verdes montañas. En el fondo de ese valle encontramos el pueblo de VEGA DE PAS, una de las tres villas pasiegas, constituido en la época medieval.

Sus monumentos más significativos son la iglesia parroquial (XVII) y el sanatorio del Doctor Madrazo, de principios del XIX y obra singular en su época. La plaza de Vega de Pas concentra también una gran belleza arquitectónica por sus casonas montañesas con balconadas.
El sobao y la quesada, los dulces autóctonos de Cantabria por excelencia, logran en este municipio su máxima exquisitez.
En este pueblo encontramos el MUSEO DE LAS TRES VILLAS PASIEGAS, un museo etnográfico en el que se reflejan las costumbres del valle de Pas. Se encuentra ubicado en la Ermita de San Antonio (s. XVIII), y se divide en dos plantas funcionales: la parte baja está dedicada a establo y la superior (o “tascón”) a vivienda y pajar. El museo es una réplica exacta de las cabañas pasiegas, a excepción de la escalera.
Así mismo de la localidad parten varias rutas para hacer senderismo por la zona. Destacamos la visita al TUNEL DE LA ENGAÑA, un largo túnel ferroviario de 6976 metros de longitud, apto para albergar doble vía, que nunca llegó a ser utilizado. Fue construido para facilitar el recorrido del Ferrocarril Santander-Mediterráneo, que no llegó a ser puesto en funcionamiento. En su construcción, que supuso más de 20 años de trabajos, se emplearon más de 300 personas, muchos de ellos represaliados del franquismo que cumplieron su pena trabajando en su perforación.

Para pernoctar en Vega de Pas nos tenemos que dirigir a un aparcamiento que se encuentra en las afueras, junto al colegio y el centro de salud. No cuenta con servicios pero es una zona muy tranquila y valorada positivamente.

Aquí ponemos fin a nuestra ruta de un día. Esperamos que la disfrutes en todo su esplendor.

¡Compártelo!