Camperizo o me camperizan?

Te has decidido a comprar ya tu furgoneta, nueva o de segunda mano, y ahora se abre un nuevo abanico de posibilidades…

  • ¿La compro tal cual y yo me encargo del interior?
  • ¿La compro ya camperizada?
  • ¿Compro un módulo de quita y pon?
  • ¿con cocina, con ducha, techo elevable…?

Las opciones son muchas. Todo va a depender del dinero que te quieras gastar, de tus necesidades, del tamaño del vehículo, de tu maña y de tu tiempo.

Si hablamos de vehículos nuevos hay ya varios modelos que vienen camperizados de serie con una oferta muy atractiva de elementos: techo elevable, toldo, asientos giratorios, doble batería… El coste final de la furgoneta sube pero sólo tienes que preocuparte de disfrutarla.

Puedes comprar el vehículo nuevo y llevarlo a camperizar a una de las múltiples empresas que hay en la geografía española. Ellos te asesorarán en todo pero tú tienes que tener muy claras tus ideas y necesidades. Consulta, asesórate y pide un presupuesto a varias empresas para que puedas comparar. Está claro que no será de hoy para mañana ya que en la actualidad suelen tener bastante trabajo y tendrás que desprenderte de tu furgoneta durante un tiempo para que hagan su trabajo. ¿Caro o barato? Creo que lo primero que tienes que hacer es saber valorar el trabajo de estas empresas. Después tú decides. Ten en cuenta también que quizás después tengas que homologar tu “nuevo hogar” para que después no tengas ningún problema al pasar las correspondientes revisiones.

Si realizas salidas esporádicas y no quieres romperte mucho la cabeza también puedes comprar un módulo autoinstalable, fácil de quitar y poner. Normalmente consta de un mueble que hace de cama y además lleva unos cajones o arcones para guardar cosas. Hay empresas que ya tienen módulos para determinados modelos de vehículos y otras los hacen a medida acorde a tus necesidades.

Si eres un manitas, te gusta el bricolaje y, sobre todo, tienes mucha paciencia siempre puedes optar por hacer tú la camperización. Hay personas que han realizado verdaderas obras de arte dentro de sus furgonetas: revestimiento de madera, aislamiento térmico, instalación eléctrica, todo tipo de cajones y armarios… Quizás dé un poco menos de miedo hacerlo en un vehículo usado antes que en uno nuevo pero si te animas… Lo mejor es que primero tengas claro lo que quieres y realices un diseño en papel o busques ideas por internet. Otro consejo es que tengas claro cuánto te quieres gastar. Cuando hacemos nosotros las cosas siempre se nos va el presupuesto de las manos y al finalizar nos sorprendemos de lo que hemos gastado. Valora también tu tiempo. Quizás no te importe gastarlo pero también hay que tenerlo en cuenta. Eso sí, cuando acabes la satisfacción del trabajo realizado no te la va a quitar nadie.

Piensa, valora y lánzate a la carretera.

¡Compártelo!